martes, 19 de enero de 2010

30 años del atentado del bar de "Garbi"

Cada vecino de Alonsotegi tendrá su versión de aquel fatídico 20 de Enero de 1980, hace ahora 30 años. Yo me encontraba en la cama oyendo la radio, mi hermana dormía en la habitación contigua y mis padres estaban de cena por el pueblo. De repente una fuerte explosión, me hizo salir de la somnolencia en que me encontraba. Tengo que reconocer que quizás debido a un autoengaño inconsciente, no pensé en los primeros instantes que fuera una bomba. Mi hermana Arantza lo tuvo claro desde el principio.

Y Aita y Ama? La pregunta encogía el corazón? El humo y las carreras en la calle, hacían que la angustia creciera por momentos. Afortunadamente poco tiempo después, llegaba una voz desde la calle que nos confirmaba la explosión de una bomba, pero nos tranquilizaba en cuanto a la suerte de nuestros padres.

A medio vestir acudíamos a la cita con el horror. Nos acompañaba mi abuelo Venancio “Txapinda”. Una bomba había estallado en “su bar” y digo “su bar” porque después de Garbi, Jose Angel y las hijas no creo que nadie pasara más horas en aquella barra. Esta vez, como alguna otra, el viejo cazador se había escapado sin un rasguño.

Ya antes de llegar pudimos ver las consecuencias de la masacre. A unos 25 metros del lugar de la explosión, un brazo ensangrentado podía verse en el camino. Un brazo fuerte con la camisa arremangada en pleno mes de enero, que dejaba pocas dudas sobre su identidad. "Es de Liborio Arana" dijo con rotundidad mi abuelo. Su compañero de tantas horas de barra había sido alcanzado de lleno por la explosión. Al llegar al lugar de los hechos, uno de los hijos de Liborio preguntaba desesperado por su padre. Nadie le respondía, algunos sabíamos la respuesta.

Y entonces apareció mi padre con la cara desencajada por el drama que había presenciado. Él fue de los primeros en llegar tras la explosión. El bar de Garbi era su destino, tras la cena con los amigos, pero la cena, afortunadamente, se alargó más de la cuenta. Di gracias a Dios durante mucho tiempo por ello.

En cuanto nos vió, nos alejó del lugar, no era un sitio donde convenía estar. Él lo sabía muy bien. Entre escombros, polvo y oscuridad, le había tocado sacar varios heridos, quizás amigos a los que resultaba imposible identificar. Nunca olvidaré, cuando lleno de rabia, algo raro en él, nos dijo:“No puedo entender que haya alguien que ahora esté celebrando el éxito de esta operación”

Pero por extraño que fuera, era así, alguien no muy lejos de allí celebraba el éxito de la operación. Algún tiempo después una voz reivindicaba el atentado para los Grupos Armados Españoles (GAE).

Como en su día comenté en el Blog de Iñigo Urkullu, a un post suyo tras la muerte de Garbi:
“Algún mal nacido no pudo soportar la visión de la Ikurriña, cuando Garbi la colgaba en alguno de nuestros grandes eventos, Aberri, Alderdi, Gudari Eguna. Esa visión hizo crecer su odio y ese odio finalmente acabó con la vida de 4 personas y dejó muy gravemente heridos a unos cuantos más.”

Alguien pensó equivocadamente equilibrar una supuesta balanza, sin darse cuenta, de que esa no era forma de equilibrar nada, sino que simplemente, era una forma de sumar muertos a una interminable lista de victimas inocentes.
Años después un gobierno del PSOE volvía a caer en el mismo error y sumaba otros 23 nombres a la lista. Los Gal de Amedo,Vera, Barrionuevo pero sobre todo de Felipe Gonzalez, se convertían en los macabros sucesores de aquellos Grupos Armados Españoles.
Por su interés pongo un emocionante comentario que ha puesto Katu en el Libro de visitas. Gracias por compartir tus sentimientos:

"He visto tu mensaje sobre lo ocurrido en el bar de Garbi hace 30 años y me ha traido malisimos recuerdos,yo vivia en frente del bar y me acababa de acostar cuando exploto la bomba,al levartarme y segun llegaba al bar vi trozo de algo parecido a una pierna y el olor a carne quemada no lo podia quitar de la cabeza, cuando regrese a casa sobre las 6 de la mañana me acoste y me puse a llorar, no me da verguenza el decirlo."
Siguen llegando mensajes:
Berna: Acabo de leer tu articulo, y también a mi me han vuelto los recuerdos. Encontrándome en la cama, escuche un gran estruendo y los cristales de la ventana de mi habitación hechos añicos.
Ese día estuve en el bar de Garbi hasta las 23:00 horas aproximadamente. Me encontraba con nuestro amigo Juan Luis (Juanon para los amigos). Estuvimos debatiendo, entre cerveza y cerveza, si íbamos a la cena del bar de Arrieta, y al final optamos por irnos a casa.
La cena, de la que hablas, y en la que posiblemente estaban tus aitas, era una cena de todos los que participamos en una escenificación de navidad que se hizo en la ermita de San Antolín unos días antes. Recuerdo que Juantxo, yo y algunos más estábamos de Romano. Que pinta!
Como era costumbre después de la cena, muchos de los comensales iban a ir a tomar la espuela al bar Aldana. La suerte los acompaño, pues a algunos les cogió la explosión en la carretera en frente de mi casa.

Gabi: Yo todavía hoy tengo muy claro muchos recuerdos de ese día y mira que tenia 11 años, pero como habia cenado en el batzoki , la explosión me pilló en el puente de piedra y todavía hoy me acuerdo del humo y de los gritos de los priemros momentos...

Blas: "Después de ver tu reportaje sobre el bar de Garbi reconozco que se me han puesto los pelos de punta. Maldito día aquel, en donde algún desalmado penso que poniendo esa bomba iba a cercenar la voluntad de todo un pueblo. Que rabia da saber que probablemente siga vivo y seguramente sin ningún remordimiento de conciencia. La verdad es que uno tampoco alcanza a comprender que a día de hoy no se sepa (o no se quiera saber) nada de este atentado terrorista, que tan poca publicidad tuvo y que además pocos políticos quieren recordar (solo los nuestros). Katu, por si te sirve de algo te diré que no fuiste el único al que al ver aquello, se le calleron las lágrimas. A mi también me pasó. A todos los fallecidos mi recuerdo. Descansen en paz."

7 comentarios:

jabier dijo...

Muy buen articulo Jesus.
A mi y a mi familia nos pillo en la calle en el puente romano. recuerdo que eche a correr con mi hermana hacia la plaza y nada mas pasar por debajo de la casa de Dubijis cayeron todos los cristales de la onda expansiva. tengo la imagen grabada de estar con mi hermana sentados en el muro de la casa cural mirando hacia la iglesia y viendo una gran columna de humo que salia del callejon.
Un saludo
Jabi

Vitas dijo...

Gracias Jabi por tu comentario. Lo curioso es que tu serías muy joven 8 - 10 años? Un abrazo

Kandido dijo...

Magnífica la entrada!!! Terrible el relato

jabier dijo...

Pues si, eramos unos crios y veniamos de cenar fuera de casa. Tengo pocos recuerdos de chaval pero éste se me quedo grabado.
Un abrazo
jabi

coplasem dijo...

Acabo de leerlo ahora; lo que son las cosas... a nosotros nos salvó San Antontxu; estábamos en las Fiestas de Mungía (no salíamos de allí en aquellos años) y cuando llegamos a Alonsótegi nos encontramos con todo; sino habríamos estado también allí dentro. Saludos para todos y un recuerdo para Garbi.

Anónimo dijo...

¿En cuántas listas de víctimas de ETA se incluye por error (o por mala leche) a Arana, Santacoloma, Fica y Armiño? En un montón.

Igone dijo...

Igone: Se ponen los pelos de punta. Yo tenía 14 años y ese dìa estaba en la cama. Mi hermano me cuidaba, ya que mis aitas y mi hermana se encontraban en esa cena. Yo sòlo me acuerdo que me despertè y estaba la puerta de casa abierta y mi hermano no estaba . No sabía lo que había pasado, me asusté y en ese momento vino mi ama y mi hermana y me contaron todo!!!! Mi aita estuvo varios días sin comer porque el domingo estuvieron ayudando y fue horrible!!

ENTRADAS HISTORICAS (JUNIO 2014)

My name is Vitas


Habréis podido comprobar en estas líneas, que cuando "trabajo" como Disck Jockey mi nombre es DJ Vitas. Alguno ha habido que me ha preguntado el por qué de ese nombre y se lo he explicado, pero aprovecho el blog para contarlo.
Los hechos se remontan a los años 70 cuando a unos amigos de Alonsotegi nos dio por subir a una pista de tenis que había en el monte para jugar unos partidillos. La pista la habían hecho mis padres y sus amigos, al lado de un pequeño "txoko"" (cabaña) que teníamos en Mintetxu. Más que una pista era un pedregal, por la parte de la casa de Zabaleta/Etxebarria tenía una subida que parecía el Mont Ventoux, uno de los laterales tenía al lado la ladera del monte de forma que si te la cruzaban bien acababas comiendo más helechos que La Carranzana (famosa cabra de Zabaleta), había quien tenía hasta su propia piedra a donde dirigía sus saques para lograr un ace por rebote inalcanzable.
Allí solíamos subir, Manu, Forme, Michel, Txema, Alfonso, Iñaki, Ramontxu, Paty, Blas y alguno que otro que seguro se me olvida. Creo que incluso Iñigo hoy "miembro destacado del gobierno vasco" también pasó por las "famosas pistas de tierra batida".
Como me recuerda Ramontxu en un email que me envió el otro día "...me he acordado del Wimbledon de Alonsótegui, allí arriba y de Vitas Gerulaitis, y de ... que recuerdos." Pues sí, aquel era nuestro Wimblendon o nuestro Roland Garros particular, allí pasábamos tardes enteras de verano entre cabras, pasingbols y cafés de puchero. El remate final era la bajada hasta Alonsotegi cuando empezaba a oscurecer, ese era el momento mágico en el que hablar de extraterrestres, de la vida en otros planetas y por qué no, de discutir sobre la existencia de Dios.
En aquel contexto, y en un pueblo en el que los motes son más conocidos que el nombre propio, alguno me  tenía que caer. Al llamarme Jesus a alguien le dio por "anglizar" mi nombre y me empezaron a llamarme "Yisas" . Como por aquella época uno de los mejores jugadores de tenis era el americano Vitas Gerulaitis, mi nombre de guerra pasó a ser Jesus(Yisas) Gerulaitis. Con el tiempo acabé adoptando el verdadero nombre del famoso jugador y muchos de mis amigos me llaman desde aquello Vitas. Como a mi también me gusta, yo también lo utilizo en algunos casos. Lo de DJ Vitas es precisamente uno de esos casos.
El otro día Paty el nombre de guerra de uno de los "cabezas de serie" de aquellos míticos Wimblendon/Mintetxu me enviaba una imagen que hacía que me reafirmara todavía mucho más en mi apodo. Qué bonita la respuesta de mi "buen amigo Vitas", todo una oda al saber perder con orgullo, al mantener la cabeza alta pese a los fracasos  y como no al buen sentido del humor!

Entradas populares