¿Qué portada te gusta más?

domingo, 10 de febrero de 2013

Entornos Naturales


No suelo hablar mucho en este blog de mi vida personal y menos de mi vida profesional pero considero que es el momento de comentar algunas cosas. Hace ya cierto tiempo que decidí (En parte lo decidí y en parte me obligaron las circunstancias) dejar de trabajar por cuenta ajena y crear mi propia empresa. Era algo con lo que siempre había soñado, que había intentado en alguna ocasión, pero que no había podido terminar de desarrollar. Al final uno se va quedando atrapado en esa burbuja de confort paralizante que te lleva a vivir en un estado de falsa seguridad y que te impide el desarrollo de una vida más creativa y plena.

A raíz de aquel paso puse puse en su día puse en este blog la maravillosa fábula de la vaca. Una de las frases de aquella fábula era esta: " Todos tenemos vacas en nuestras vidas. Llevamos a cuestas creencias, excusas y justificaciones que nos mantienen atados a una vida de mediocridad. Poseemos vacas que no nos dejan buscar mejores oportunidades.".


Hoy las naves arden en la playa y el nuevo proyecto no tiene marcha atrás. Su nombre es Entornos Naturales, y en él trato de desarrollar mis 25 años de experiencia profesional. En la página web de la empresa: www.entornosnaturales.com   y en el blog asociado. www.entornosnaturales.net. pueden verse los servicios que prestamos y que se dividen en dos grandes áreas diferenciadas la Ingeniería y la Promoción turística.

De forma esquemática estos son los trabajos que desarrollamos:

Ingeniería:

Proyectos de instalaciones(Aire acondicionado, electricidad, fontanería y saneamiento, etc.)
Estudios ambientales (Acústica, Estudios de impacto ambiental y estudios de paisaje)
Residuos(Plantas de tratamiento, valorización energética y eliminación de residuos)
Otros: Autorizaciones ambientales integrales, seguridad, eficiencia energética, etc.

Promoción turística
Proyectos turísticos y planes directores integrales
Nuevas tecnología, escenarios virtuales en 3D
Señalización, diseño e impresión

Sobra decir que dadas las circunstancias actuales, un proyecto como este, requiere de mucha concentración y energía. Esa energía que antes dedicaba a proyectos personales como  por ejemplo este blog. Eso no quiere decir que este blog deje de funcionar ni de avanzar, pero tendrá que adecuarse a las nuevas prioridades que la nueva situación requiere. En esta línea y tratando de aunar esfuerzos, a partir de hoy en la parte izquierda de esta página aparecerá un enlace a la web de Entornos Naturales. Obviamente estaré encantado de atender cualquier necesidad que sobre los aspectos comentados anteriormente tenga cualquier lector de esta bitácora.

Termino con una cita. Aparece en uno de mis catálogos y se explica sola.  "No pido otra cosa: El cielo sobre mí y el camino bajo mis pies." Robert L. Stevenson (Novelista Escocés 1850 - 1894)



ENTRADAS HISTORICAS (JULIO DE 2011)

Testimonio de un periodista en la manifestación laica del 17 de Agosto en Madrid

FERNANDO LÁZARO (Testigo directo) Artículo publicado en Orbyt (El mundo)

Cuando tengo que ocuparme de informar sobre manifestaciones acudo con mucha antelación para empaparme del ambiente. El miércoles no fue una excepción. Cogí el Metro. Y vi un Metro tomado por jóvenes, muy jóvenes. Y vi un ambiente festivo, desde Cibeles hasta Sol. Madrid era peregrino y multicolor. Pasé por el kilómetro 0 y vi una plaza repleta de peregrinos-turistas. Y me acerqué hasta Tirso de Molina, lugar de donde arrancaba la manifestación laica, anti Papa y, por lo que se vio, anti peregrinos.

Inicialmente el despliegue policial era discreto, quizá demasiado. Apenas una veintena de agentes de las Unidades de Intervención Policial acompañaba a la cabecera de la manifestación. Y, como era de esperar, el punto caliente fue Sol, con la llegada de los manifestantes al cruce con la calle Carretas. La Policía había abierto un pasillo de anchura suficiente para que la manifestación atravesara la zona. Fue allí donde los más radicales de la manifestación y los peregrinos cruzaron gritos: «Pederastas», «nazis» e «hijos de puta» era contestado por los pocos jóvenes que había en la zona con gritos a favor del Papa. Que nadie me lo cuenta, que yo estaba allí.

La Policía puso un leve cordón de separación en esa esquina, pero poco más. Y los manifestantes iban ganando metros. Su intención era clara. Los más radicales querían tomar la plaza. «Esta es nuestra plaza» y gritos de «fuera, fuera; menos rezar y más follar». El tono fue adquiriendo un aire amenazador tremendo. Las caras de los radicales estaban completamente desencajadas, fuera de sí. Había a quien la vena del cuello ya no se le podía agrandar más. Llevo más de 20 años haciendo información sobre seguridad y terrorismo, pero hacía muchos años que no veía tanta inyección de sangre en ojos de manifestantes. No eran todos, ni mucho menos, pero algunos daban miedo. Muchos estaban fuera de sí. «Os vamos a quemar como en el 36», gritaban a los jóvenes de la JMJ. Que nadie me lo cuenta, que yo estaba allí.

En el esquinazo de la polémica no habría más de un centenar de peregrinos. No era para nada una contramanifestación. No ocupaban la zona por la que tenía que atravesar la marcha laica. Esos peregrinos eran extranjeros. Allí había italianos, belgas, australianos, franceses, italianos, egipcios... Y algún español, sobre todo voluntarios. La media de edad, menos de 18 años. Que nadie me lo cuenta, que estaba allí y lo vi en primera persona.

El Ministerio del Interior ya estaba avisado de que era una zona de riesgo, que no era recomendable autorizar esa marcha y menos por ese recorrido. Los informes apuntaban a que podía haber una importante infiltración de radicales en la manifestación de laicos.

Porque, eso sí, el grupo de radicales, violentos, que se comportaron como energúmenos, no superaría el millar en una marcha que congregó a varios miles de asistentes. La visceralidad de los ataques de esos radicales fue intensa. Poco a poco fueron tomando la Puerta del Sol. Bordearon el cordón policial por derecha y por izquierda. La siguiente maniobra, ante la inicial pasividad de los agentes, fue rodear a los pequeños grupos de peregrinos y, mediante empujones, gritos, insultos y patadas, sacarlos de la plaza. También tuve que sufrir esos empujones y patadas. Peregrinos, periodistas... qué más les daba, la plaza tenía que ser suya. Sobrábamos los demás. Que nadie me lo cuenta, que yo estaba allí.

Primero actuaron contra un grupo de apenas media docena de australianos. Después les tocó a los franceses. Los italianos no se quedaron al margen. A los egipcios también les tocó.

Algunos peregrinos, veteranos, hacían frente a los insultos de los autodefinidos como indignados, que buscaban el cuerpo a cuerpo. Y así, al grito de «ésta es nuestra plaza», los radicales que participaron en la manifestación ocuparon de nuevo la Puerta del Sol. Durante estas maniobras de desalojo de peregrinos la pasividad policial fue total. No pude evitarlo. Ya al cuarto incidente de acoso, hostigamiento y empujones contra peregrinos me acerqué a los policías, que permanecían en los alrededores del edificio de la Comunidad de Madrid, para advertir de que la situación estaba tomando un sesgo extremadamente peligroso. Silencio. Que nadie me lo cuenta, que yo estaba allí.

Una vez expulsados de la plaza, los radicales dirigieron sus esfuerzos a controlar el Metro. Por allí salían decenas de jóvenes peregrinos que se dirigían a cenar. No menos de 500 personas se concentraron en la puerta del suburbano. Allí se montó la mundial. Este grupo, de nuevo incontrolado, comenzó a arremeter contra todos los peregrinos. Insultos, coacciones (ya sabéis, eso de gritarte a la cara a menos de 15 centímetros), escupitajos... La escena era dantesca. Auténticos cafres lanzando gritos y amenazas a los jóvenes (por cierto, la mayoría mujeres) que salían del Metro.

Vi mucho pánico en los ojos de los peregrinos y vi a muchas, digo bien, a muchas que al ver el espectáculo rompieron a llorar de puro miedo. Aún tardó la Policía en llegar a la zona. Abrió un pasillo para que los peregrinos salieran de Sol. Los radicales eran los dueños del kilómetro 0. Se envalentonaron más y arremetieron contra la Policía. Y un radical con numerosos antecedentes dio el pistoletazo de salida a los incidentes.

Una botella contra los agentes y la Policía cargó. Antes, las mochilas naranjas, los crucifijos y hasta los alzacuellos eran una «provocación» para esos radicales. «Es que nos están provocando», «es que están rezando», se justificaba uno de los empujadores profesionales. Y se me ocurrió preguntar por qué les provocaban. «Porque están aquí, porque existen, porque les vamos a prender fuego otra vez, como en el 36». Madrid era hasta ahora una ciudad donde cabían todos los pensamientos. En Sol, eso se acabó.

Entradas populares